miércoles, 20 de marzo de 2013

Últimos atuneros de Puerto del Rosario


El bermeano “Nuevo digno del querer” embarrancó en 1976.

Aquel barquito, gemelo y pareja del “Planeta Neptuno” que actualmente vemos desmantelado en el muelle comercial de Puerto del Rosario, tuvo que ser fondeado en la bahía para permitir las operaciones que la Armada desarrollaba con el traslado de los pertrechos de la descolonización del Sahara, pues las únicas rampas que había  entonces eran las que estaban junto a la primera escalinata de aquel malecón.
Y allí, zarandeado y privado del abrigo de su atraque, rompió las amarras para ir a parar al Nido del Águila, al sur del Parador de Turismo de Playa Blanca, donde el mar lo echó sobre los riscos que le sirvieron de sepultura.
El barco, propiedad recién adquirida por Ángel Lesmes Barreto, terminó sus días escorado en su banda de babor, sobre los riscos, mirando al puerto que le negaron, durante los meses de noviembre y diciembre de 1976.
Como era costumbre, el barco estaba abarloado junto a otros sardinales y langosteros que descansaban en el muelle capitalino de Fuerteventura; todos fueron fondeados para permitir que las barcazas y remolcadores de la Armada pudieran desarrollar su labor… Allí los cogió el temporal que repartió la suerte de los pesqueros, tocándole la peor parte al que nos ocupa.
Su Armador, Ángel Lesmes, lo tenía en trato de venta por lo que transfirió al seguro el pago de lo que aún debía.
Y por supuesto, el Seguro no practicó el rescate, dejando que aquella embarcación muriese desguazada en el mismo sitio en que quedó embarrancada.
Lesmes Barreto relató al periodista Agustín Paredes, del “Diario de Avisos”, lo siguiente: “… que había comprado el bermeano por unos dos millones de pesetas, con auxilio de un crédito… que un par de meses atrás, septiembre u octubre de 1976, estaba amarrado al muelle de Puerto del Rosario y en trámite de venderlo… Aparecieron –dijo- dos barcazas y un remolcador de la Marina de Guerra Española y el pesquero se echó al ancla en medio de la bahía, y con el temporal fue a parar al sur de Playa Blanca…

El bermeano "Nuevo digno del querer" fue arrastrado por el mar hasta el Nido del Águila, al sur del Parador de Fuerteventura (Playa Blanca), finales de 1976. [Foto aportada por Paco Cerdeña]

Nunca se supo lo que pasó realmente con este buque aquella noche de finales de 1976, pues al no haber nadie a bordo, el Comandante de Marina de Puerto del Rosario se hizo cargo de la investigación y la compañía del seguro, expectante por los resultados, optó por el desguace.
Inversiones como la que hiciera Ángel Lesmes se dieron varias y quedaron encuadradas en la demanda de materia prima por la conservera Industrias de la Pesca Canaria (INPESCASA), instalada en el litoral norte de la ciudad de Puerto del Rosario, con una ocupación de casi 600 trabajadores directos.
De aquel accidente sólo conservaba la foto en color que saqué una mañana de diciembre de 1976. Recuerdo que visité el lugar del varamiento y lo vi desmantelándose, hasta quedar por allí desperdigadas las bodeguitas de la carnada viva, que creo que eran de aluminio.

El atunero "Planeta Neptuno" sobre el muelle de Puerto del Rosario, marzo de 2013. [Foto aportada por Paco Cerdeña]

En estos días le toca al "Planeta Neptuno". El atunero que llenara camiones con la materia prima de la industria conservera instalada en La Hondura, inicia una singladura por las aguas de nuestros recuerdos, seguramente incorporado ya al museo de la pesca...

jueves, 14 de marzo de 2013

Se constituye el Cabildo de Fuerteventura, 1913


Hace cien años, en Puerto de Cabras

Esta semana se celebra el centenario del Cabildo Insular, uno de los desvelos de Manuel Velázquez Cabrera en su empeño por dar representatividad a las islas menores de Canarias.
Su primera reunión, convocada por el Delegado Especial del Gobierno de S.M. en Fuerteventura, tuvo lugar en el salón de actos de la Casa Consistorial de Puerto de Cabras, ubicada por entonces en el número 2 de la calle del Puente, un edificio de 1837 que aún se conserva con el mismo número de la calle Ruiz de Alda, esquina a León y Castillo.

Casa Consistorial de Puerto de Cabras en 1913, donde se constituyó y residió algunos años el  Cabildo de Fuerteventura. [Archivo Municipal Puerto del Rosario]
El día 1 de marzo de 1913, don Agustín Pérez Rodríguez, investido como Delegado Gubernativo, se personaba en el despacho de la secretaría municipal para, asistido del titular de la misma, don Pancho López y del escribiente Claudio López Rodríguez, organizar la puesta en funcionamiento de la nueva institución majorera.
Estudiaron el R.D. de 12 de octubre de 1912 sobre reglamento provisional de organización y funcionamiento de los cabildos canarios, y el acta de la Junta Electoral de la Isla, entendida ya como una jurisdicción a estos efectos, y la relación de los consejeros electos allí recogida con los siguientes nombres:
Don Hermenegildo González de León, don Miguel Velázquez Curbelo, don Juan Domínguez Peña, don Secundino Alonso Alonso, don Juan J. Marrero Cabrera, don Isaac Negrín Umpiérrez, don Gumersindo Martel Cardona, don Manuel Morales García, don Domingo Peña Brito, don Matías López Hernández, don Eustaquio Gopar Hernández y don Manuel Sánchez Évora.
Y en su vista redactaron la circular convocándolos a la sesión constitutiva en los siguientes términos:
“Habiendo dispuesto el Excelentísimo Señor Ministro de la Gobernación, según me comunican del gobierno de la provincia, la constitución de los cabildos; he resuelto se celebre la primera reunión, el día 16 de marzo de 1913 a las 12 de la mañana en la sala capitular del Ayuntamiento de Puerto de Cabras, rogándoles puntualidad…”

Detalle del acta de la sesión constitutiva del Cabildo en 1913. [Del libro  Puerto del Rosario, cien años en la memoria]

Llegado el día y la hora señalados, el Delegado fue dando posesión a todos y cada uno de los consejeros, los cuales así constituidos en corporación, procedieron a formar la mesa de edad y, previa retirada de dicho representante gubernativo, elegir a su presidente, cuyo cargo recayó en el vecino de esta localidad don Juan Domínguez Peña, siguiendo con el resto de órganos cabildicios previstos en el mencionado reglamento; operaciones en que actuó como fedatario don Claudio López Rodríguez, su primer secretario.

La casa palacio del Cabildo data de la década de 1940. Entre la primera y  ésta sede, la institución  insular tuvo otros domicilios. [foto aportada por Paco Cerdeña].

El sábado 16 de marzo se cumplen los 100 años de aquella efeméride que inició un cambio radical en la esfera político administrativa de la isla.