jueves, 23 de junio de 2016

La cuestión del arbitrio municipal sobre el Muelle Chico, 1923

En la época de Primo de Rivera, la fiscalidad sobre el muelle municipal se llevó al Pleno del Cabildo Insular de Fuerteventura


>> Ayer miércoles, día 28 de noviembre de 1923, asistí a una de mis últimas sesiones corporativas. La convoqué con carácter extraordinario a petición del Coronel Jefe del Batallón Cazadores de Fuerteventura 22, José Rueda Elías, quien dijo que actuaba en calidad de Delegado Especial del Gobierno de Su Majestad y en cuyo nombre nos traía el mensaje de los nuevos tiempos que se vislumbraban bajo los espadones de Primo de Rivera.

Todos acudimos al edificio de la calle Fernández Castañeyra donde el Cabildo y el Ayuntamiento comparten inmueble para sus respectivos quehaceres. Y hasta allí, mirando al mar y al muelle chico, fueron llegando los consejeros convocados: Antonio Bordón Melián, Manuel Morales García, Marcial Jordán Cabrera, Esteban López Rodríguez, Juan Peñate López, Fausto Carrión Arráez, Juan Torres Hernández, Juan Cabrera Aguilar, Cristóbal Cabrera, Luis Rodríguez Vera y yo, que estuve a punto de no acudir, pues razones de salud y achaques de la edad me obligan a guardar reposo.

Allí aguardamos a que llegara el delegado gubernativo durante casi media hora y eso que muchos de los consejeros venían desde Pájara, de Gran Tarajal, de Tuineje, de Antigua, de La Oliva, de la Villa y, los más cercanos, de Tetir y de Casillas del Ángel... todos esperábamos.

Hace diez años –oí comentar- que se constituyó el Cabildo por primera vez y nunca nos había presidido un militar, al menos con su uniforme de brega.

Al poco fuimos entrando a la sala de sesiones, donde el Coronel, para justificarse, nos mostró el oficio de su nombramiento como tal Delegado Especial, autorizado para presidir las instituciones de Fuerteventura, y largó, poco más o menos, la siguiente perorata:

"…un saludo a la Corporación haciendo un llamamiento a todos ustedes, señores consejeros, considerándolos igualmente respetables para que deponiendo posibles rencillas de agravios particulares y remotas disensiones de intereses privados, aporten todas sus energías a la obra patriótica, cuyo deseo representa mi modesta personalidad, cumpliendo el deber de salvaguardar los intereses legítimos españoles en el orden político y en el económico, como un conglomerado de hombres sensatos dispuestos a poner dique a la demasía de los de arriba como a la posible avalancha de ambiciones bastardas de los de abajo…"

Yo me quedé atónito. Escuchaba con respeto aquellas palabras que no dejaban de sorprenderme:

"…ha sonado la hora –siguió la autoridad militar- de la concordia no de la discordia nacional. Y la concordia en esta isla, rincón de España querido de todos, muy digno de sus respetos como todo cuanto cobija el glorioso pabellón español, requiere en primer término la solución del asunto que nos reúne, verdadera piedra angular o caballo de batalla en las sensibles disensiones que le han procurado el honor de venir investido de facultades extraordinarias y no ingerentes sino tan legítimas como dignas…"

Y lo soltó. El tema que nos concitaba aquí era abordar nada menos que el equilibrio de la fiscalidad insular: la exclusión del municipio de Puerto de Cabras de la exacción del arbitrio del Cabildo Insular y el fundamento del dicho ayuntamiento para percibir los arbitrios que viene aplicando por el uso del muelle de su puerto.

Entonces me levanté para, en el ejercicio de mis funciones como presidente, pedirle que me devolviera la vara, no sin agradecerle el alto honor con que nos regalaba al presenciar este acto como delegado gubernativo para mediar en lo que se presentía un choque de banderías localistas, y no se equivocaban. En especial le agradecí la cortesía, mesura y discreción, tan distintas y generosas como encrespadas fueron las de quien vino a disolvernos a finales de septiembre.

Y sabiendo la discrepancia que suscitaría en los representantes del sur, manifesté que el presupuesto del Cabildo ya se había aprobado con exclusión de Puerto de Cabras en el arbitrio de la Institución insular, reconociendo así la peculiaridad de la capital de Fuerteventura con su muelle.

Pero no tardó el señor Coronel presidente en contradecirme alegando que la superioridad no había aprobado el presupuesto con tales exenciones. Y leyó una Real Orden de 1918 para dejar clara su postura contraria a privilegios.

Lo mismo hizo Juan Peñate López, de Tiscamanita, agriando el debate contra Puerto de Cabras, a quien –dijo- además, no le asiste el derecho a cobrar por un muelle que era propiedad del Estado y que si se aplicaban beneficios a Puerto de Cabras, lo mismo debía aplicarse a otros de la isla que también tienen muelle, en clara alusión al pueblo de Gran Tarajal, perteneciente a la jurisdicción de Tuineje.

Y a la postura de Peñate se unieron otros del Sur y el propio Fausto Carrión, de Casillas del Ángel, siempre contrario a las desmesuradas apetencias de quienes gobernaban el Puerto, con mayúsculas.

Yo, como presidente, me mantuve firme en defensa de Puerto de Cabras y de su exclusión de la tarifa insular, frente a lo cual se opuso Esteban López, de Gran Tarajal, invocando, desde el respeto a los consejeros que nos habían precedido, una interpretación errónea de la Real Orden de 1918. Le apoyaron los otros representantes del sur.

Y como esperaban los que promovieron aquella reunión, fui finalmente derrotado al terciar el Coronel Presidente avisando que pondría el asunto en conocimiento del Gobernador Civil, y él mismo –dijo- defendía el final de la tributación del muelle de Puerto de Cabras como arbitrio municipal.

Así terminó aquella reunión, reabriendo la brecha del desequilibrio norte-sur, abono para futuras rivalidades.<<

Estampa del movimiento portuario en el muelle chico. La foto de los veleros del cabotaje en la bahía de Puerto de Cabras se recogía en el especial Bicentenario de la ciudad, publicada por el diario Canarias7, 1995
 
Quien me contó aquel episodio había presidido la Corporación Insular entre 1920 y 1924. Se llamaba Secundino Alonso y Alonso, fallecido en el ejercicio del cargo poco más de un mes después de la citada reunión, la víspera del Día de Reyes de 1924.

Se fue con su firme creencia en que cuanto defendía se ajustaba a derecho. A todos recordaba cuando podía que la imposición del arbitrio municipal a la importación y exportación por Puerto de Cabras databa de 1877; era anterior al muelle municipal, a cuya construcción contribuyeron varios comerciantes de la localidad.

Nos dejó recordando que dichos comerciantes pactaron unas bonificaciones en las operaciones portuarias, de suerte que no sabía si se habían recuperado de la inversión realizada.

Aún presidiendo el Cabildo, creía verdaderamente en la importancia de aquel arbitrio en la Hacienda Municipal del Puerto de Cabras, sin el cual posiblemente quebraría.

Y reconocía que el mantenimiento de aquella infraestructura era demasiado costosa para el municipio, razón por la cual, decía, en 1908 lo cedieron al Estado para su conservación. Y nada se dijo entonces de la exacción de los arbitrios que pesaban sobre el movimiento de mercancías en el malecón de nuestra ciudad.

Después vino la Ley de Cabildos de 1912, su Reglamento del mismo año y la Real Orden de 1918, que lo contrariaban al ver cómo la institución insular reclamaba aquellos arbitrios como fuente de su propia financiación y como fórmula para redistribuir equitativamente los beneficios entre todos los municipios, que era su verdadera función.

Dos años después de su muerte, don Secundino sería rescatado para el callejero de Puerto de Cabras por don Ángel González Brito, que logró convencer a la Comisión Permanente del verdadero sentido de la lucha de aquel presidente insular.
 




miércoles, 17 de febrero de 2016

El Ministro Eduardo Cobian en Puerto de Cabras, 1905

Eduardo Cobian y Rufignac, Ministro de Marina de Alfonso XIII en Puerto de Cabras, 1905
Si tuviéramos que describir el Puerto de Cabras de 1905 bien podríamos acudir a la descripción que nos hiciera un año antes el periodista conejero Isaac Viera:

Eduardo Cobián Rufignac, el Ministro de Marina que visitó Puerto de Cabras en mayo de 1905.


"Es un pueblo costeño, con rudo rostro de viejo lobo de mar en que todas las casas quieren asomarse a ver las olas. Las de la parte baja no tiene delante nada que las estorbe; el resto de las viviendas diríase que se empinan detrás de sus camaradas para atisbar la bahía.- Nada tan típico como la calle principal, que lleva el nombre de León y Castillo; es anchísima... la ascensión al pueblo, que se compone de veinte calles y una bonita plaza, junto a la cual se levanta un hermoso templo consagrado a la Virgen del Rosario... El muelle de Puerto de Cabras pertenece al municipio, es un rinconcito abrigado donde se recuestan a la baja marea las barcas... mientras algún pailebot duerme fuera del espigón, como corresponde a su dignidad naviera..."

Tiempo después sería el semanario local La Aurora quien en su edición de 29 de mayo de 1905, se hacía eco de la visita que hiciera aquel Ministro al archipiélago Canario, centrándose, por supuesto, en su estancia en nuestra capital.

Cañonero de la Armada Española "Álvaro de Bazán", escolta de "la Numancia".
 
Y es que nunca se vió tanto alarde de periodistas, cronistas y séquito: habían de cubrir la primera visita de un ministro español a Fuerteventura. Comisionados de todos los ayuntamientos, representantes de las corporaciones civiles y militares, una dispendiosa comida y de nuevo al barco.

La flotilla venía de Gran Canaria, la integraban un cañonero y una fragata. Llegarían a la bahía de Puerto de Cabras entre las 9 y las 10 de la mañana del día 7 de mayo, que para comunicarlo se había adelantado el cañonero Álvaro de Bazán que con su bocinazo despertó a la población del viejo Puerto; todavía no había llegado aquí el telégrafo, así es que la noticia mejor confirmarla a las autoridades locales y a las guarniciones de la plaza para que todo estuviese preparado.

Y se sucedieron los acontecimientos:

A las nueve y media ya fondeaba en la bahía "La Numancia", aquel remodelado buque del que Pérez Galdós recreó la vuelta al mundo. Al recibimiento se sumaron el alcalde de la localidad, el Teniente Coronel del recién creado Batallón Fuerteventura, Santiago Cúllen Verdugo, un capitán, el subdelegado de Marina, Juan Castro, y el director de La Aurora, José Castañeyra Carballo.

La fragata "Numancia", donde viajó Eduardo Cobián en su visita a Canarias, 1905. [Foto Paco Cerdeña, tomada en el Museo Naval de Las Palmas de Gran Canaria]
 
En cubierta les recibió el Gobernador Civil e hijo adoptivo de Puerto de Cabras, Joaquín Santos Ecay, que les presentó al Ministro de Marina.

Castañeyra, orgulloso de su periódico, cumplimentó a su amigo Ricargo Ruiz y Benítez de Lugo para que le presentara a los corresponsales que cubrían la visita ministerial a Canarias: Fernando Soldevilla, de "La Correspondencia de España": Clodoaldo Peñal, del "Ejército y Armada"; Francisco Barler, de "El Imparcial"; Rafael Maroto, del "Diario Universal"; Ricardo Flores, de "La época"; Prudencio Rovira, de "El Correo Español", de Buenos Aires, y Domingo Tejera, del "Diario de Las Palmas".

La lejanía de la metrópoli, periferia de la periferia, los cronistas se inspiraron... De aquella visita datan las primeras postales de Puerto de Cabras y las primeras fotos que trascendieron con vocación artística y, por supuesto, documental.

Les avisó el Ministro Cobian que la estancia sería corta, que el Rey viajaba al extranjero y quería pasarse por Lanzarote lo antes posible, para despedirse allí de Canarias. Así que a los botes -les dijo.

En el primero de aquellos botes saltaron a tierra el propio Ministro junto a su hijo, el General de marina señor García Vega, su secretario particular y un ayudante, el Teniente Coronel de la Guardia Civil, Cónsul francés, Gobernador Civil, Santos Ecay y el señor Gutiérrez Sobral; les acompañaba el alcalde accidental anfitrión y el teniente coronel Santiago Cúllen Verdugo. El otro bote venía atestado con los periodistas mencionados, junto a un capitán de infantería del Batallón Fuerteventura que no cupo el primero.

Las pitadas de ordenanza sonaron a sus espaldas, provenientes de La Numancia. En el muelle la compañía con bandera del Batallón Fuerteventura rindió los honores al son de la sociedad filarmónica que allí tocaba la marcha real bajo la batuta de Claudio López Hernández o Juan Peñate Quevedo. Todos arropados por el gentío que pudo llegar a las inmediaciones para recibirles: hacia ellos se adelantaron en la Explanada con la mano tendida, los señores Presidente de Cruz Roja, Ramón Fernández, el médico civil, Domingo Hernández González, y el sacerdote, luego primer párroco, Teófilo Martínez de Escobar y Luján.

Se oyeron vivas y silvaron los voladoras hasta estallar en un cielo que escuchaba el bullicio de aquella novelería, justo cuando los botes arrimaron a las escalinatas del muelle chico.

El muelle y la explanada mostraban adornos de flores y palmas donde, entre banderas, se divisaban consignas que mostraban el aparente contento de todos. Y banderas que pendian de las ventanas a ambos lados de la calle León y Castillo, por donde la comitiva subió hasta la plaza de Nuestra Señora del Rosario, donde Iglesia y Ayuntamiento compartían un mismo edificio para sus respectivos quehaceres.

En la casa prevista para el breve reposo del Ministro, departió con el alcalde Puerto de Cabras o,mejor dicho, por quien le sustituía, José Castañeyra, pues a Juan Domínguez Peña ni se le vio, y con el representante municipal de Tuineje, y allí al ladito, en la redacción de La Aurora, hicieron lo propio la gente de la prensa, haciendo tiempo para pasar al comedor donde se ofreció un banquete para cuarenta comensales, si descontamos los comisionados de La Oliva, que llegaron algo tarde.

No hubo brindis, tan solo un agradecimiento del Ministro que, a las doce, se puso en pie para salir corriendo para el muelle donde el gentío y la tropa volvió a repetir lo de un par de horas antes mientras los botes se acercaban a las amuras de La Numancia que inmediatamente levó anclas para abandonar nuestra bahía seguida del Álvaro de Bazán, rumbo a Lanzarote y, desde allí, hacia Cádiz.

Puerto de Cabras en los albores del siglo XX. [foto facilitada por Jesús Hormiga Hormiga, 1994]
 
Y Puerto de Cabras se volvió a adormecer otros doce meses más, acunando entre las aguas de su bahía a los veleros de travesía y del cabotaje de siempre, a los vapores que esporádicamente recalaban por aquí para dar trabajo a los lanchones de don Agustín Pérez, a los la Viuda de Martín e Hijos...

Volvieron a humear los hornos de cal y yeso y el olor del millo tostado y de las moliendas se escapaba por los resquicios de los molinos... El pueblo volvió a replegarse y las fuerzas vivas a especularon con el verdadero sentido de la visita que acababan de cerrar: el año que viene -se decían- nos visitará El Rey.