Textos para la Historia

1.-  Fundación de la ermita de El Cotillo, La Oliva

A principios de la década de 1980 transcribí el documento que puede leerse a continuación. Es una memoria testamentaria de un personaje de la Historia de Fuerteventura cuyo retrato -de los mejores del siglo XVII en la isla-, estaba restaurando Lorenzo Mateo. Lo había adquirido el Cabildo Insular y Mateo realizaba estos trabajos artísticos.
Yo buscaba información para mi trabajo sobre las ermitas de Fuerteventura. Y cuando uno está enredado en los documentos de nuestro pasado, realiza una labor que muchas veces resulta ingrata, pero cuando tenemos ante nosotros la imagen del personaje que tratamos, que nos habla, el esfuerzo reconforta: Don Sebastián Trujillo Ruiz me decía que había fundado una ermita en Tostón o El Cotillo. Por eso lo comparto para disfrute de quien desee leerlo. No es una trascripción paleográfica, he regularizado buena parte del texto para hacerlo más asequible.


Memoria Testamentaria. Escribano, Alonso Vázquez de Figueroa.- Betancuria, 7 de junio de 1680.- Otorgante, Sebastián Trujillo Ruiz:

Retrato del Sargento Mayor Sebastián Trujillo Ruiz, adquirido y restaurado por el Cabildo de Fuerteventura [Foto de Lorenzo Mateo]

“Sepan cuantos esta carta vieren como yo el capitán y sargento mayor Sebastián Trujillo Ruiz, familiar del Santo Oficio de la Inquisición de estas islas, y vecino de esta isla de Fuerteventura, otorgó y conozco por esta presente carta y digo que por cuanto en el pago del Puerto de Tostón de esta dicha isla tengo una ermita para colocar en ella la imagen santísima de nuestra señora del Buen Viaje para que en ella se diga y celebre todos los días festivos del año misa y disantos del para que el culto divino sea ensalzado y los fieles y vecinos de aquel pago tengan gran consuelo para lo cual ha obtenido licencia de su señoría ilustrísima el señor obispo de estas islas con calidad que tengo de dotar la fiesta de la dicha imagen que se ha de celebrar el día veinte y uno de de noviembre de este presente año a la festividad de la presentación de nuestra señora la primera y de ahí en adelante como fueren cayendo dichas festividades para siempre jamás la cual dotación he de imponer sobre bienes ciertos, seguros, valiosos y cuantiosos, para que los señores beneficiados puedan ir a celebrar dicha fiesta pagándoles por ella treinta reales en cada un año y yo lo he tenido por bien.
Por tanto en aquella vía y forma que más y mejor haya lugar de derecho por mi y mis herederos y sucesores presente y por venir y quien de mi o de ellos hubiere causa, título, voz o razón, en cualquier manera que otorgo escritura de dotación a favor de la dicha ermita y que doto la dicha festividad de nuestra señora de Buen Viaje desde hoy en adelante para siempre jamás y que daré y pagaré yo y los míos y quien me representare en el derecho de los bienes de que se hará mención de treinta reales en cada un año por el dicho día veinte y uno de noviembre de cada un año a los señores beneficiado que son y fueren adelante sucesivamente una paga en pos de otra como se fueren cumpliendo los cuales dichos treinta reales impongo y sitúo y señalo sobre mi persona y bienes especial y señaladamente sobre el cortijo de tierras, casas y atahona y aljibes del pago de  Tostón para que de sus frutos y rentas los puedan haber y cobrar los dichos señores beneficiados para siempre jamás con calidad que yo y los míos hemos de ser obligados a poner la cera que fueren decente el día de la dicha festividad la cual mandé hacer servir y llevar para sí los dichos señores beneficiados.- Y asimismo han de estar y quedar desde ahora para siempre jamás el dicho cortijo de tierras, casa, atahona y aljibes de dicho pago de Tostón sujetos, gravados e hipotecados sus frutos, renta y aprovechamiento para los reparos y menesteres, ornamentos y demás cosas necesarias y que fueren convenientes para la dicha ermita que esté con toda decencia sin que se pueda poner por mi ni los míos embarazo alguno ni decir ni alegar cosa que nos aproveche porque primero y ante todas cosas se ha de acudir a los reparos y menesteres de la dicha ermita que a otra cosa alguna para lo cual se me puede  ejecutar y a los míos en nuestras personas y bienes y especial y señaladamente en los dichos bienes ya referidos y a que así lo cumpliremos me obligo y a los míos en la más bastante forma que hay lugar en derecho y el poderío a las justicias y jueces de Su Majestad que nos lo manden guardar y cumplir como sentencia pasada en cosa juzgada; renuncio las leyes y fueros y derechos de mi favor y la general de informa en testimonio de lo cual otorgué la presente en la Villa de Santa María de Betancuria, isla de Fuerteventura en siete días del mes de junio de mil seiscientos ochenta años y el otorgante que yo el escribano doy fe conozco lo firmó de su nombre siendo presentes por testigos Salvador Francisco, Domingo Hurtado Vetancur y Lázaro de Sanabria, vecinos de esta isla.- Sebastián Trujillo Ruiz, ante mí, Alonso Vázquez de Figueroa, escribano público.
Concuerda con su original que ante mí pasó con el cual lo corregí y conserté y va cierto y verdaderos a que me remito, por verdad lo firmé y signé en Fuerteventura a tres días del mes de agosto de mil seiscientos ochenta y cuatro años.
En testimonio de verdad.- Alonso Vázquez de Figueroa, escribano público, rubricado.”

La ermita de Nuestra Señora del Buen Viaje, en El Cotillo o Tostón, en 1980, [Foto aportada por Paco Cerdeña]


2.-  Fundación de la ermita de La Ampuyenta, Puerto del Rosario.

Memoria Testamentaria. Escribano Gabriel de Llanera Avellaneda, 12 de junio de 1681. Otorgantes, Pedro de Medina y Agustina de Bethencourt.

“ Sepan cuantos esta carta vieren como nos Pedro de Medina y Agustina de Betancor (sic) mi legítima mujer, vecinos que somos de esta isla de Fuerteventura en el lugar de la Ampuyenta con licencia, placer y expreso consentimiento que yo la susodicha pido y demando al dicho mi marido y el me la da y concede plena y bastante para juntamente con el hacer y otorgar esta escritura y lo que de y uso se contenga de que yo el escribano doy fe así pasó, y de ella usando, ambos a dos, juntos de mancomún y a voz de uno y cada uno de nos por sí e insolidum y por el todo renunciando como expresamente renunciamos las leyes de la mancomunidad, dimisión y excursión y el auténtica presente como lo dice de fide y usoribus y las demás leyes de la mancomunidad para que sea firme ahora y en todo tiempo otorgamos y conocemos por esta presente carta y decimos que por cuanto hemos tenido buen deseo y voluntad de hacer y fabricar en dicho lugar de la Ampuyenta una ermita de la advocación del señor San Pedro de Alcántara y colocar en ella su santa imagen de nuestro propio caudal y que en ella se celebren los santos sacrificios de la misa y se le haga su fiesta en cada un año por el día diez y ocho de octubre anualmente para siempre jamás, día en que nuestra Santa Madre Iglesia celebra su fiesta, y a nuestra costa y de nuestros herederos y sucesores para cuya fundación habemos obtenido facultad y licencia del muy ilustrísimo y reverendísimo señor don Bartolomé García Ximénez, por la gracia de Dios y de la Santa Sede Apostólica, obispo de estas islas, nuestro pastor y prelado, con tanto que primero y ante todas cosas hagamos escritura de patronato, nombramos bienes bastantes, cuantiosos que estén sujetos, gravados e hipotecados para los reparos y menesteres necesarios de la dicha ermita y aseo, limpieza y adorno de altar, obligándonos a que el capellán o capellanes que fueren a ella a celebrar y decir misa a ella explicar la doctrina y leerán el capítulo de nuestro pastor prelado con sus añadidos a los tiempos y cuando está mandado leer en las parroquias a los fieles que concurren a oír misa en dicha ermita.

La ermita de San Pedro de Alcántara, La Ampuyenta, en 1983, cuando aún se permitían clavar banderas y cables en estas joyas de nuestro patrimonio [Foto aportada por Paco Cerdeña]

Por tanto, cumpliendo con lo que está de nuestra parte y para que tenga cumplido efecto nuestro buen deseo y firme propósito y que dicha ermita tenga todo lo necesario y conveniente para el adorno y aseo de ella de nuestros propios bienes señalamos y damos en adotación (sic) de ella veinte fanegadas de tierras labradías de pan sembrar en el dicho lugar de la Ampuyenta para que sean de dicha ermita y para sus reparos y adorno necesario desde ahora para siempre jamás con sus frutos y rentas y nos obligamos por nos y nuestros herederos y sucesores que fueren patronos de dicha ermita a pagar y que daremos y pagaremos y darán y pagarán los nuestros y que fueren patronos a los venerables beneficiados que hoy son y adelante fueren veinte y cuatro reales en cada un año por el día de la festividad que fueren a celebrar a la dicha ermita por vísperas y misa y las dichas veinte fanegadas de tierra en tres suertes linda con la Montañeta de la Raya y tierras de Luís González mi cuñado y por otra tierras del capitán don Juan Mateo Cabrera, por la parte de la Rosa y por otra con tierras de Juan de León Arqueta y por otra parte tierras que hoy posee el Lcdo. Sebastián de Ortega Yánez, comisario del Santo Oficio, vicario y venerable beneficiado de esta isla, nuestras y conocidas nuestras, las cuales valen ochocientos reales que confesamos caber en el tercio y quinto de nuestros bienes para poder usar de la nuestra voluntad conforme a derecho y leyes de estos reinos y desde ahora para cuando llegue el caso nos desistimos y apartamos de todo el derecho y acción que habíamos y teníamos a las dichas veinte fanegadas de tierras de esta dotación y lo cedemos, renunciamos y traspasamos a favor, pro y utilidad de la dicha ermita nos obligamos según que podemos a no venderlas, trocarlas ni cambiarlas a persona alguna y son libres de toda carga, hipoteca especial ni general que sobre ellas esté y si las tuvieren nos obligamos a se las sanear y hacer buenas en todo tiempo.- Y nombramos por patronos de dicha ermita después de los días de la vida de nos los susodichos, a Salvador Rodríguez y a Luisa de Betancor (sic), nuestra hija y yerno y los suyos, reservando como reservamos en nos y cada uno de nos de nombrar patrono que suceda en dicho patronato de dicha ermita del señor San Pedro de Alcántara en caso necesario así por testamento como en otra cualquier manera y si los tales patronos que así nombraremos su sucedieren en el no cumplieren con el tenor de esta escritura, ni pagaren a dichos señores beneficiados dichos veinte y cuatro reales por la festividad que han de celebrar cada un año por el dicho día ya citado ni cumplieren con tener todo cuidado en los reparos necesarios de dicha ermita, luego que lo tal suceda y consta que por su defecto y negligencia no se hacen, sean patronos de dicha ermita los señores beneficiados que hoy son y adelante fueren y los manden hacer luego sin dilación sacando los frutos y rentas de dichas tierras de la persona que las tuviere y los gasten y hagan gastar con cuenta y razón y de esta manera con estas condiciones otorgamos esta escritura de dotación en favor de dicha ermita de señor San Pedro de Alcántara y a su cumplimiento nos obligamos con nuestras personas y bienes raíces y muebles habidos y por haber, damos poder a las justicias de su majestad nos lo manden guardar y haber por firme como sentencia pasada en cosa juzgada, renunciamos las leyes de nuestro favor y la general en forma.
Y yo la dicha Agustina de Betancor renuncio las leyes de los emperadores Justiniano y Veliano nueva y vieja constitución, leyes de Toro y partida y demás del favor de las mujeres del renuncio de las cuales fui avisada por el escribano de esta carta en especial de que yo el escribano doy fe se las di a entender y dijo las renunciaba y juró por Dios nuestro Señora, Santa Maria bendita madres, palabras de los Santos cuatro evangelios y señal de la cruz que hago con los dedos de mi mano derecha primera, segunda y tercera vez que para hacer y otorgar esta escritura no he sido forzada, robada ni atemorizada por el dicho mi marido ni otra persona en su nombre porque la hago de mi libre y espontánea voluntad y de estos juramento ni de ninguno de ellos no pediré absolución ni relajación a nuestro muy santo padre por su nuncio delegado ni otro juez ni prelado y concedérmelo pueda y si da propio motivo por las bulas o breves o en otra manera me fue concedido o relajado de el no usaré en manera alguna y tantas cuantas veces me fuere concedido, tantos juramento hago y uno más para que esta escritura sea firme, verdadera en cuyo testimonio otorgamos la presente en la Villa de Santa María de Betancuria, isla de Fuerteventura, en doce días del mes de junio de mil seiscientos ochenta y un años y los otorgantes que yo el escribano doy fe conozco el dicho Pedro de Medina lo firmó y por la dicha Agustina de Betancor que dijo no saber, un testigo, que lo fueron Domingo Hurtado Betancur, Juan Rodríguez Mendoza y Pascual Martín, vecinos de esta isla.- Pedro de Medina, por testigo, Domingo Hurtado Betancur, ante mi el Lcdo. Vázquez de Figueroa, escribano público.
Concuerda con su original… Gabriel de Llarena Avellaneda, escribano público de Cabildo y Guerra, rubricado.- Derechos cuatro reales y no más”.

Autorizada por el Obispo de Canarias Bartolomé García Ximénez por licencia dada en la ciudad de San Cristóbal de La Laguna el 14 de agosto de 1681.

3.- Fundación de la ermita de San Roque, Casillas de Morales

Extracto de la escritura de 9 de febrero de 1732:
"...Así nosotros como los demás vecinos de dichos lugares [Casillas de Morales y Valles de Ortega] a fabricarle una ermita en este dicho lugar con título del glorioso San Roque a nuestra propia costa para lo cual tenemos ya señalado el sitio que lo dio el alférez don Juan Pedro de Goyas que por hallarse ausente no concurre a la otorgación de esta escritura, y asimismo tenemos parte del material en dicho sitio, lo cual hemos tratado con satisfacción de que por ser una obra tan vital y de servicio... obtendremos licencia para ello de su Señoría Ilustrísima el Sr. Obispo de estas islas, su Provisor y Vicario General y otro cualquiera señor a cuyo cargo estuviese el gobierno del Obispado, ínterin que llega su Ilustrísima por estas islas, elegido y estarse... para cuya fábrica tenemos ya hecho a nuestra costa y caudal que hemos dado nosotros y los demás vecinos de dichos lugares en que entra una sementera que por todos hicimos para dicha obra la cual hemos de hacer con la decencia y esmero que se requiere y hemos de poner en ella los ornamentos y demás que sea necesario para que se pueda celebrar el santo oficio de la misa, que todo es y ha de ser a nuestra propia costa y mención hasta colocar en dicha ermita la imagen del glorioso señor San Roque y colocada en ella con toda la decencia que se requiere de al´lí en adelante hemos de mantener dicha ermita de nuestros propios caudales a más de la dotación que para más... aquí se contendrá; en cuya obligación han de suceder y sucedan nuestros herederos y sucesores presentes y futuros para siempre jamás. Por tanto por nuestros herederos y sucesores presentes y por venir, y asimismo por los demás vecinos de dichos lugares de quienes prestamos voz... que estarán y pasarán por lo que aquí se hará mención por no hallarse presentes y del mismo por sus herederos y ascendientes en aquella mejor forma que haya lugar por derecho; otorgamos que nos obligamos a componer y principiar... y acabar en la forma supra dicha la referida ermita del señor San Roque sita en este dicho lugar de las Casillas de Morales y poner en ella todos los aseos y ornamentos que se requieran para que con toda decencia se pueda celebrar el santo oficio de la misa, colocando en dicha ermita la imagen del glorioso Santo, todo lo cual ejecutaremos a nuestra propia costa y mención y en la misma forma la tendremos en bulto para siempre jamás bien fabricada y reparada de todo cuanto fuere necesario y para más... por vía de donación, gracia y dotación o como mejor en derecho haya lugar, yo el dicho capitán don Lorenzo Matheo doy, cargo y señalo por mi solo a favor de la dicha ermita... a saber 16 fanegas de tierras de pan sembrar en dos suertes, la una de 10 fanegadas y la otra de 6, las cuales diez fanegadas hube y heredé del capitán don Juan Matheo Cabrera y doña María de Ortega Sambrana, mis padres que sean en gloria... y las otras seis las hube por compra al capitán Baltasar de Cabrera Gutiérrez, mi suegro... y desde hoy en adelante y para siempre jamás me desisto y aparto de la real tenencia, propiedad y señorío que a ellas tenía... de lo cual otorgamos la presente en el lugar de las Casillas de Morales de esta isla de Fuerteventura, en nueve de febrero de 1732 años, y los otorgantes a quienes yo el escribano doy fe conozco, son los contenidos, así lo dijeron y otorgaron y lo firmaron los que supieron y por los que no, un testigo, que lo fueron presente Roque Antonio de Morales y Palenzuela, Sebastián Domínguez y Gregorio Delgado, vecinos de esta isla.- / Lorenzo Matheo Cabrera, Sebastián Sánchez, Peddro Suárez Segrego, Luís de Cerdeña Armas, Miguel Pérez de Aguilar, Juan de la Peña Ortega, Francisco Martín Dorta.- /Roque de Morales y Palenzuela, por testigo de los que no supieron.- /Ante mí, Roque de Morales Albertos, escribano público y de Cabildo..."

4.- Autorización para el primer oratorio en Puerto de Cabras

Solicitud y memorial de los vecinos al Obispado:
"Iltmo. Sr..- Don Diego Miller y don Cristóbal Molina, por sí y a nombre de los demás vecinos de Puerto de Cabras en el lugar de Tetir de la isla de Fuerteventura; como mejor corresponde en derecho parecemos ante V.S.I. con el debido respeto decimos: Que hallándonos en la distancia de casi dos leguas de las iglesias o ermitas más inmediatas, nos vemos en la necesidad de no poder cumplir con el precepto eclesiástico de la misa de los días festivos, por no sernos posibles abandonar nuestras casas para irla a oir a una tan grande distancia; haciendo lo mismo a todos los que se ejercitan en la pesca, que son muchos, como asimismo a las tripulaciones de los muchos buques que llegan a este puerto, así nacionales como extranjeros, en cuya virtud nos hemos esforzado en habilitar por de pronto una sala capaz y decente para que se pueda celebrar en ella el Santo Sacrificio de la misa, hasta que mejorando Dios los tiempos, podamos fabricar una ermita con la correspondiente dotación, obligándonos a sostener, mientras tanto, ésta, cuya habilitación solicitamos, con el aseo y decencia que corresponde al alto fin a que está destinada con nuestras personas y bienes; y para que esta nuestra solicitud y devoción tenga el efecto que deseamos.- A.S.I. rendidamente pedimos se sirva concedernos esta gracia, y la correspondiente licencia para poder cumplir con el precepto de la misa que regularmente la pierden en este Puerto más de ochenta o cien personas cada día festivo, sin poderlo remediar, pues a V.S.I. hacerlo así recibiremos una señalada merced, y hará una obra de piedad aceptada por Nuestro Señor que guarde la preciosa vida de V.S.I. muchos años para bien de su iglesia... - Cristóbal Molina, Diego Miller, Ginés de Cabrera, Sebastián de Acosta, Sebastián Gervasio de Acosta, José Francisco Velázquez, Juan Felipe González, Andrés Fuentes, Miguel Jayme, Andrés Melián, Antonio Borges, Matías Luzardo, Blas Jordán..."

Licencia:
"Junio 4 de 1812.- ... En vista a lo que se nos expone en el memorial que antecede y de lo informado en su apoyo por nuestro Vicario de la isla de Fuerteventura, concedemos a éste facultad para reconociendo, acompañado de notario, la sala que tienen preparada los vecinos del Puerto de Cabras, para que les sirva interinamente de oratorio público por los justos motivos que exponen, y hallándola con la decencia correspondiente de todo uso común doméstico, y adornarla, completamente de ornamento y vasos sagrados, ponga su aprobación, precediendo ésta el que los vecinos se obliguen con la formalidad necesaria a la dotación del capellán y a los reparos y demás necesario a dicho oratorio, y en este caso, usando de nuestras facultades en bien espiritual del mencionado vecindario, concedemos licencia para que en el referido oratorio se pueda celebrar el santo sacrificio de la misa, y cumplir con el precepto en los domingos y días festivos todos los vecinos del dicho Puerto y demás personas que residan o aporten a él; con tal que en nada se perjudique el derecho parroquial; y esta gracia valga solamente por tres años precisos, dentro de los cuales los referidos vecinos habrán de realizar una ermita capaz con la dotación y escritura correspondiente para el capellán y aseo y conservación de ella.- Díjolo Su Ilustrísima el Obispo mi señor que firmó, doy fe.- Manuel Obispo de Canarias.- Por mandato de Su Ilustrísima el Obispo mi Señor, Licenciado Santiago Verdugo, secretario."

Interior de la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, en la capital de Fuerteventura, en la actualidad.


Escritura de dotación
Fue otorgada en Puerto de Cabras, isla de Fuerteventura, el 5 de septiembre de 1812, ante el escribano Francisco García, y la firmaron por sí y por los que no supieron firmar: Diego Miller, Cristóbal Molina, Manuel Martos, José Francisco Velázquez, Fernando Mesa, Antonio Borges, Miguel Jayme, Ginés de Cabrera, Blas González y Sebastián Acosta.